Nicolás Bas: "El confinamiento contribuyó a que se creasen las mejores obras del siglo XVIII"

Los confinamientos a lo largo de la historia también han resultado positivos para escritores como Cervantes o Shakespeare quienes fueron encarcelados y escribieron sus mejores obras -El Quijote y el Rey Lear-.

 

En esta charla, Nicolás Bas, profesor de Historia de la Ciencia y Documentación de la Universitat de València se sirve de Diderot, Voltaire, Mirabeau y Xavier de Maistre para explicar que todos ellos sufrieron un confinamiento que les marcó pero que mejoró la calidad de sus creaciones literarias. Bas centra así la sesión en el siglo XVIII donde, según cuenta, ‘’se escribieron obras que cambiaron el pensamiento occidental y en las que se observa una lucha por la igualdad -tanto racial como sexual- así como por la libertad y por la defensa de las democracias’’.

 

El confinamiento de estos autores no fue voluntario, sino que los distintos estados autorizaron sus encarcelamientos -mediante órdenes de arresto-. ‘’Estos autores esgrimieron su pluma para luchar contra el estado, el despotismo y a favor de la tolerancia’’, señala el profesor de la Universitat de València. En el caso de Voltaire, su encierro sirvió para que iniciara la redacción de dos obras: una edición del Edipo de Sófocles -una demostración de los amores incestuosos que identificó en la monarquía- y La Henriada, un poema dedicado a Enrique IV, quien consiguió la tolerancia de las diferentes religiones tras un siglo de guerras religiosas.

 

Diderot, en la cárcel, escribió sus dos obras capitales: la traducción de Sócrates a través de una traducción al griego de Platón y la redacción del prospecto de La Enciclopedia que dejaba a un lado la teología y se basaba en la razón para alcanzar el conocimiento. Por otra parte, el conde Mirabeau, durante tres años de arresto, redactó también sus principales obras políticas y literarias a favor de la lucha contra la opresión y creó uno de los grandes best-sellers del siglo XVIII, Errotika biblion. Por último, Xavier de Mestre, tuvo que vivir encerrado durante 42 días en su habitación de Turín y escribió la obra con la que pasó a la posteridad pese a no tener la intención de hacerlo: Un viaje alrededor de mi habitación.

 

Puedes ver el vídeo completo en nuestro canal de YouTube: https://www.youtube.com/watch?v=SjXoVbz1hzE

Compartir